READING

Consejos para convertir en tu rutina de belleza en...

Consejos para convertir en tu rutina de belleza en una rutina zero waste

Consejos para convertir tu rutina de belleza en una rutina zero waste

La filosofía de vida zero waste se basa en evitar la generación de residuos para lograr así un consumo más respetuoso y consciente y evitar perjudicar al medio ambiente. Cada año se vierten toneladas de deshechos, los cuales, como es el caso del plástico, tienen una degradación muy lenta, y llegan a ríos y mares, perjudicando a la fauna local.

En general, los residuos tienen una muy alta incidencia en el calentamiento global, un problema del que cada vez estamos más concienciados. En mi entorno he observado como la gente ha ido adquiriendo consciencia, y es que las temperaturas veraniegas tan elevadas en todo el continente han preocupado seriamente a toda la población.

Es por ello, que no está de más empezar el curso cambiando de hábitos, hacia un consumo más responsable y respetuoso con el planeta. Gracias a esta concienciación nace la cultura zero waste, que se basa en comprar y consumir solo lo estríctamente necesario, y verter el mínimo de residuos posible.

Reglas de la filosofía zero waste

La filosofía de vida zero waste se basa en cinco pilares fundamentales:

  • Rechazar lo que no necesites en tu hogar: ropa, productos de belleza, etc.
  • Reducir la cantidad de los productos que consumes
  • Reutilizar y eliminar de tu vida los productos desechables
  • Reciclar lo que no puedes rechazar, reducir o re-usar
  • Descomponer los productos que estén fabricados mediante material orgánico.

Estas normas vienen dadas por una de las precursoras del movimiento zero waste, Bea Johnson, que se hizo popular tras estar después de un año practicando este modo de vida, y reducir todos los residuos generados por ella y su familia durante un año en un simple tarro. En su blog, Zero Waste Home, aporta consejos y más información sobre este estilo de vida.

El zero waste guarda gran relación con otras filosofías como el minimalismo o el método KonMari. Todas ellas se basan en el principio de contar en nuestras vidas con los medios necesarios para vivir, y no gastar más de la cuenta en objetos materiales. Con ello, no solo estaremos contribuyendo al bienestar del medio ambiente, si no que también mejorará nuestra calidad de vida y nuestra felicidad. Como dice el dicho popular: “no es más rico quien más tiene, si no quien menos necesita”.

Cambios que puedes hacer en tu rutina de belleza para convertirla en zero waste

Donar los productos que no utilices

El primer paso esencial en la cultura zero waste es desprenderte de aquellas cosas que no utilices y ya no te satisfagan. ¿Cuántas veces no hemos comprado maquillaje a lo loco, simplemente porque es bonito? Yo mismamente, me declaro culpable. Y está bien hacer de vez en cuando un repaso para concienciarnos de que tenemos mucho más de lo que necesitamos. Las influencers de belleza ya se han sumado a este movimiento, bien por moda o bien por concienciar a su público, y en Youtube ya son miles los vídeos de decluttering (despejar o desprenderse en inglés) que se han subido a la plataforma, en los que se graban realizando un repaso de su colección de maquillaje y separando lo que desean conservar de lo que no.

Después de hacer esta división en nuestra colección de maquillaje, viene lo importante: ¡NO tirar los productos a la basura! Los envases utilizados en la mayoría de casos contienen plástico que no es biodegradable y contamina el ecosistema. Una buena opción es regalarlo a nuestras amigas o donarlo a una asociación para mujeres que no puedan costearse estos productos.

Apostar por marcas sostenibles y cruelty-free

Después de reducir drásticamente nuestra wishlist y evitar caer en las garras del consumismo, es imprescindible que los productos que necesitemos comprar provengan de marcas que cuenten con una Responsabilidad Social Corporativa comprometida con el medio ambiente. Es común que estas marcas cuenten con el sello cruelty-free, que certifica a los consumidores que dicha empresa no testa sus productos en animales. Sobre todo en el sector de la cosmética, los animales sufren las consecuencias de los experimentos para comprobar que los productos son aptos para el uso humano.

Comprar cosmética natural

En los últimos tiempos no paran de surgir nuevas marcas de cosmética natural, gracias a la incipiente demanda que crece y crece cada año. Las características de estas marcas es que usan ingredientes de origen vegetal o animal (si incluyen producto con huevo o leche, como en el caso de algunas mascarillas) pero siempre proceden de la naturaleza, en un intento por crear una rutina de cuidados faciales más sostenible con el medio ambiente. Y parece que lo consiguen. No solo triunfan por los valores, si no que además los productos son de primera calidad y cumplen con lo prometido. ¡Razón de más para incluir productos de cosmética natural en nuestra rutina de belleza!

Utiliza productos reutilizables para desmaquillarte

Cuando nos desmaquillamos, muchas veces nos vemos en la obligación de recurrir a los discos desmaquillantes fabricados con algodón, o a las toallitas con desmaquillante incluido. Sin embargo, estos no son biodegradables, por lo que nos encontramos en la misma situación ya nombrada anteriormente: debemos realizar pequeños cambios para limitar nuestro vertido de residuos.

Para esta tarea se recurre al uso de toallas reutilizables, que pueden lavarse en la lavadora y poder usarse tantas veces como se quieran. Estas toallas se impregnan de producto desmaquillante y se frotan suavemente por el rostro, dejando un acabado igual de limpio que los discos desechables. Las toallas se fabrican utilizando materiales orgánicos como el bambú o algodón orgánico. Además, vienen genial para pieles secas o con problemas de irritación, para ofrecerles una alternativa más cuidadosa con su rostro.

Usar gel y champú en sólido

Los botes de los geles y champús, entre otros productos de cuidado capilar, están fabricados a base de plástico. Son productos de consumo habitual, por lo que, ¡imaginad cuántos botes de plástico habréis tirado a la basura en poco tiempo! Para evitarlo, podemos volver al método tradicional de usar el jabón o el champú en pastilla. En Lush llevan muchos años fabricando este tipo de jabones, y además de ser respetuosos con el medio ambiente, ofrecen grandes resultados para todo tipo de problemas capilares.

Utiliza cepillos de bambú para cuidar tu salud dental

Los cepillos de dientes de bambú son una alternativa a los cepillos tradicionales elaborados con plástico. El bambú es biodegradable y puede ser compostado tras finalizar su vida útil. Durante un año, podemos gastar y reponer varios cepillos de dientes de plástico, con su consecuente perjuicio para el medio ambiente. Por eso, los cepillos de bambú se consideran una alternativa eco-friendly muy recomendada para aquellos que quieran introducirse en la cultura zero waste.

Por mi parte, cada día estoy más concienciada con reducir el uso del plástico en mi hogar. El cambio climático es un problema real, y cambiando pequeños hábitos en nuestra rutina, podemos conseguir grandes logros por el bien del planeta.

¿Habéis incorporado ya la filosofía del zero waste en vuestras vidas?


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

INSTAGRAM
SÍGUEME EN INSTAGRAM